Todo Sobre la Espiritualidad La luz del sol penetra las nubes oscuras sobre el profundo cañón - Todo Sobre la Espiritualidad La bandera

Ángeles de la Guarda


Ángeles de la Guarda - Siervos Celestiales
Una de las creencias más atesoradas por mucha gente es que cada persona tiene un "ángel de la guarda" designado para cuidarle. Aunque la Biblia nunca utiliza el término "ángel de la guarda," existen ejemplos de ángeles asignados para proteger a seres humanos (Hechos 12:6–10). Los ángeles son mensajeros celestiales que se mueven a la velocidad de la luz para llevar a cabo la voluntad de Dios (Salmo 103:20–21). En momentos de peligro, ángeles "de la guarda" son siervos de Dios enviados para rescatarnos (2da de Reyes 6:13–17). Ellos se involucran en los asuntos políticos de las naciones, así como en las preocupaciones más pequeñas de los niños (Isaías 37:33–36; Mateo 18:10).

La característica más significativa de los ángeles no es su poder sobrenatural o su magnífica belleza. Los ángeles, especialmente los ángeles de la guarda, están obligados a trabajar en favor nuestro. Ellos están ansiosos de escuchar y llevar a cabo la Palabra de Dios. Su inagotable amor por Dios los motiva a proteger y a cuidar de lo que es más precioso para Él, Sus hijos.


Ángeles de la Guarda - Agentes Secretos
Cuando nuestro hijo tenía cinco años se le permitía montar bicicleta en la calle frente a nuestra casa. Mientras trabajaba en el jardín escuché de pronto el fuerte chillido de frenos, cuando nuestro hijo, Eric, dio un giro de 90 grados frente a un auto que se abalanzaba. Una mujer histérica salió del auto gritando: "¡Lo maté, Dios mío, lo maté!" Pero al aproximarme al "accidente" vi a Eric sentado tranquilamente en su bicicleta, con el parachoques del auto a centímetros de su pequeño cuerpo. La mujer siguió gritando: "Iba retardada para una cita, iba por lo menos a 72 km. por hora. ¡Él giró de repente! ¡No me lo esperaba! ¡Sé que le pegué duro a algo!" Pero allí estaba Eric, perplejo por toda la conmoción, pero sin heridas en su cuerpo. "Pues a sus ángeles mandará [Dios] acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos" (Salmo 91:11).

¿Pudo haber sido este un ángel de la guarda invisible? En su libro, "Ángeles: Los Agentes Secretos de Dios," el Dr. Billy Graham dice: "Yo no creo en los ángeles porque haya visto alguno - porque no los he visto. Yo creo en los ángeles porque la Biblia dice que existen ángeles. Yo creo que la Biblia es la verdadera Palabra de Dios."1 Entonces, ¿cómo consideramos al aura brillante que rescató a dos muchachos de una cueva que se derrumbaba? ¿Quién era el extraño rubio que guió a los buzos hasta un agujero en el hielo? Un pequeño niño rueda, ileso, por tres canales de una autopista en California y pregunta: "Mami, ¿los viste? ¡Todos los ángeles que pararon el tráfico!"2 Pero los ángeles nunca ministran egoístamente, atrayendo atención sobre sí mismos. Ellos sirven de una manera anónima que se asegura de que toda la gloria sea para Dios (1ra de Pedro 3:22).


Ángeles de la Guarda - Materia Prima Cósmica
¿Alguna vez ha intentado contactar a su ángel de la guarda? Un amigo mío, que tiene una librería, frecuentemente recibe pedidos de libros que enseñan cómo orarle a su ángel y cómo saber el nombre de su ángel de la guarda. Esos mismos individuos asisten a seminarios que prometen "ponerle en contacto con su ángel de la guarda." Otros buscadores de ángeles escogen un método más conveniente - "por 59,95 dólares (pre-pagados) usted puede mandarle tres preguntas por correo electrónico al psíquico de su ángel, ¡y recibir una respuesta de su ángel de la guarda personal dentro de 72 horas!" Los ángeles de la guarda son una materia prima de moda. Libros que profesan la verdad acerca de los ángeles de la guarda utilizan toda clase de información, excepto la fuente genuina de la verdad. Tradiciones populares de ángeles, historias antiguas, hasta encuentros personales con ángeles de la guarda pueden ser comparados con un estándar infalible, la Biblia.

Adorar u honrar a un ángel de la guarda es idolatría. "Nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad y culto a los ángeles" (Colosenses 2:18). Se nos advierte acerca del peligro de buscar a ángeles de la guarda, no a Dios (2da de Corintios 11:14). No debemos poner nuestra fe en ángeles, a los que Dios creó. Pongamos nuestra fe en Dios, quien gobierna a los ángeles. Es Dios el que continúa haciendo hechos extraordinarios en nuestras vidas, mandando a sus ejércitos angelicales a favor nuestro.

¡Aprenda Más Acerca de la Fe en Dios!

1 Graham, Dr. Billy. Angels: God’s Secret Agents. W Publishing Group, 1995.
2 Editores de Guideposts. Angels In Our Midst, Doubleday. New York, 1993.



¿Tú qué piensas?
Todos hemos pecado y merecemos el juicio de Dios. Dios, el Padre, envió a Su único Hijo para cumplir ese juicio por aquellos que creen en él. Jesús, el creador y eterno Hijo de Dios, quien vivió una vida sin pecado, nos ama tanto que murió por nuestros pecados, tomando el castigo que merecíamos, fue sepultado, y levantó de la muerte como lo dice la Biblia. Si de verdad crees y confías de corazón en esto, recibe a Jesús como tu Salvador, declarando: "Jesús es Señor," serás salvado del juicio y podrás pasar la eternidad con Dios en el cielo.

¿Cuál es su respuesta?

Sí, hoy he decidido seguir a Jesús

Ya soy seguidor de Jesus

Todavia tengo preguntas





¿Cómo puedo conocer a Dios?




Si murieras hoy, ¿iría usted al cielo?


Derechos de Autor © 2002-2020 AllAboutSpirituality.org, Todos los Derechos Reservados